¿Qué pasará ahora?
Posibles escenarios futuros de la COVID-19 explicados con simulaciones
🕐 30 min lectura  ·  por Marcel Salathé (epidemiólogo) & Nicky Case (arte/código)

Lo de «sólo tenemos que temer al propio miedo» no es tan buen consejo.

Por supuesto, no hay que hacer acopio de papel higiénico, pero si los funcionarios públicos tienen miedo al miedo solamente tenderán a minimizar los peligros reales para evitar la «histeria colectiva». El problema no es el miedo, sino el cómo canalizamos nuestro miedo. El miedo nos permite prepararnos y fortalecernos para enfrentar los peligros actuales y futuros.

Sinceramente, estamos preocupados. ¡Y pensamos que seguramente tú también lo estás! Por eso, canalizamos nuestro miedo en la construcción de estas simulaciones, y te recomendamos que tu canalices el tuyo en aprovecharlas y lo conviertas en conocimiento.

El objetivo de esta guía es darte esperanza y tal vez, por qué no... miedo. Para vencer a la COVID-19 de una forma que también proteja nuestra salud mental y financiera, necesitamos optimismo para crear planes a futuro y pesimismo para crear planes de contingencia. Como dijo la escritora inglesa Gladys Bronwyn Stern «El optimista inventa el avión y el pesimista, el paracaídas».

Si bien es cierto que muchos de los detalles de este contenido caducarán eventualmente, estamos seguros de que cubre el 95% de los posibles escenarios futuros, y que los conceptos básicos de epidemiología te serán útiles a partir de ahora.

Abróchate el cinturón: vamos a sufrir turbulencias.

Los últimos meses

Los pilotos usan simuladores de vuelo para aprender a evitar estrellar aviones.

Los epidemiólogos usan simuladores de epidemias para aprender a evitar que se estrelle la humanidad.

Así que, ¡hagamos un «simulador de vuelo de epidemias» muy, muy simple! En esta simulación, las personas Infecciosas pueden convertir a las personas Susceptibles en aún más personas Infecciosas:

Se estima que, al comienzo de un brote de la COVID-19, el virus salta de una a una cada 4 días, en promedio. (Recuerda que hay mucha variabilidad).

Si simulamos que se «duplique cada 4 días» y nada más, en una población que al comienzo sólo tiene 0.001% , ¿qué pasa?

Recuerda: todas estas simulaciones están muy simplificadas por motivos didácticos.

Cuando le decimos a la simulación «infecta a 1 persona cada X días», en realidad se está incrementando el número de infectados en una relación de 1/X cada día, es decir, si simulamos 10 días la relación seria 1/10 o 0.10. Lo mismo para simulaciones futuras de recuperados cada X días, en realidad se reduce el número de infectados en una relación de 1/X por día.

En realidad, estas relaciones no son exactamente lo mismo, pero se aproximan lo suficiente para propósitos didácticos, y es más claro que ajustar las tasas de transmisión y recuperación directamente.

¡Haga clic al botón «Iniciar» para comenzar la simulación! Podrás reiniciarla luego con diferentes ajustes:

Esta es la curva de crecimiento exponencial. Comienza con una cantidad muy baja y en determinado momento explota y pasa de ser un «ah, solo una gripe» a un «ah, la gripe no crea fosas comunes en ciudades desarrolladas».

Pero esta simulación no es correcta. El crecimiento exponencial, afortunadamente, no puede continuar indefinidamente. Una cosa que detiene el contagio es cuando ya hay personas que tienen el virus:

Cuantas más s haya, más rápido las s se vuelven s, pero cuantas menos s haya, más lento la s se convertirán en s.

¿Cómo cambia esto el crecimiento de la epidemia? Vamos a comprobarlo:

Esta es la curva de crecimiento logística con forma de S. Comienza muy pequeña, luego explota y luego se desacelera.

Pero. Esta simulación todavía no es correcta. No estamos teniendo en cuenta que las personas Infecciosas dejan de serlo en determinado momento, ya sea porque 1) se recuperan, 2) se «recuperan» con daños pulmonares, o 3) se mueren.

Para simplificar la cuestión, vamos a asumir que todas las personas Infecciosas pasan a Recuperadas. (Pero recuerda que en realidad algunas fallecen). Las s no pueden infectarse de nuevo, y vamos a asumir –¡por ahora!– que serán inmunes el resto de sus vidas.

Con la COVID-19, se estima que eres Infeccioso durante 10 días, en promedio. Eso significa que algunas personas se recuperan antes de 10 días y otras después. Aquí se ve cómo es eso, con una simulación que comienza con un 100% de :

Esto es lo contrario de un crecimiento exponencial, la curva de decaimiento exponencial.

Y ahora, ¿qué pasa si simulas un crecimiento logístico con forma de S con recuperación?

Vamos a comprobarlo.

La curva roja son los casos actuales ,
La curva gris son los casos totales (actuales + recuperados ), comienzan con solo 0.001% :

¡Y de ahí es de donde viene la famosa curva! No es una curva de Bell, ni siquiera una curva «log-normal». No tiene nombre. Pero la habrás visto un millón de veces esperando y deseando se aplane.

Éste es el modelo SIR,
(Susceptibles Infecciosos Recuperados)
la segunda idea más importante de conceptos básicos de Epidemiología es:

NOTA: ¡Las simulaciones usadas en la toma de decisiones públicas son mucho, mucho más sofisticadas que ésta! Pero el modelo SIR puede explicar los mismos fenómenos generales, aún sin todos sus matices.

Bueno, vamos a añadir otro matiz más: antes de que se convierta en , deben convertirse en personas Expuestas. Esto pasa cuando tienen el virus, pero aún no pueden transmitirlo –infectadas, pero todavía no son infecciosas.

(Esta variante es el denominado modelo SEIR, donde «E» son las personas «Expuestas». Ten en cuenta que este no es el significado habitual de «expuesto», cuando podrías tener o no el virus. En esta definición técnica, «Expuesto» significa que lo tienes con seguridad. La terminología científica no ayuda mucho a la comprensión).

Para la COVID-19, se estima que las personas son infectadas, pero aún no infecciosas (expuestas) durante 3 días en promedio. ¿Qué pasa si añadimos eso a la simulación?

La curva roja + rosa son casos actuales (infecciosos + expuestos ),
La curva gris son casos totales (actuales + recuperados ):

¡Sin grandes cambios! El tiempo en el que se está Expuesto cambia en proporción de -a-, y de cuando ocurre su pico de casos actuales... pero la altura de ese pico y el total de casos al final no cambia.

¿Por qué? Por el primero y más importante concepto básico de la Epidemiología:

Abreviación de «número reproductivo». Es el número de personas promedio a las que una contagia antes de recuperarse (o fallecer).

R cambia durante el transcurso de un brote, según se obtiene más inmunidad y se realizan más intervenciones.

R0 es el número R al comienzo de un brote, antes de la inmunidad o las intervenciones. R0 refleja sobre todo el poder del propio virus, aunque cambia de un lugar a otro. Por ejemplo, R0 es mayor en ciudades de gran densidad que en las áreas rurales y dispersas.

(La mayoría de los artículos periodísticos –¡incluso algunos artículos científicos!– confunden R y R0. De nuevo, la terminología científica no ayuda a la comprensión).

El R0 para «la» gripe estacional es de 1.28. Esto implica que, al comienzo de un brote, cada contagia a otras 1.28 personas en promedio. (Si le parece extraño que no sea un número entero recuerde que una madre «promedio» tiene 2.4 hijos. Lo que no significa que tengan a medio bebé gateando a su alrededor).

El R0 para la COVID-19 se estima en 2.2, aunque un estudio aún-no-finalizado lo estima en 5.7 en Wuhan.

En nuestras simulaciones –al inicio y en promedio– una infecta a alguien cada 4 días, durante 10 días. «10 días» equivale a «4 días» dos veces y medio. Esto significa que –al inicio y en promedio– cada contagia a otras 2.5 personas. Por tanto, R0 = 2.5.

Juegue con esta calculadora de R0, para ver como R0 depende del tiempo de recuperación y del tiempo de un nuevo contagio:

Pero recuerde, cuantas menos personas s haya, más lentamente se convertirán las s en s. El número de reproducción actual (R) depende no sólo del número de reproducción básico (R0), sino también de cuantas personas dejan de ser Susceptibles. (Por ejemplo, debido a la recuperación y obteniendo inmunidad natural).

Cuando haya un número suficiente de personas con inmunidad, R < 1, y el virus esté contenido, eso se llama inmunidad de grupo. Para la gripe la inmunidad de grupo se consigue con una vacuna. Intentar alcanzar la «inmunidad de grupo natural» dejando que las personas se contagien es una idea terrible. (¡Pero no por la razón que quizá estás pensando! más adelante lo explicaremos).

Ahora, juguemos con el modelo SEIR otra vez, pero mostrando R0, R en el tiempo y el umbral de la inmunidad de grupo:

NOTA: ¡Los casos totales no se detienen al llegar a la inmunidad de grupo, sino que lo exceden! Y cruza el umbral exactamente cuando se llega al pico de casos actuales. (Eso ocurre cualesquiera que sean los ajustes –¡inténtalo tú mismo!)

Esto pasa porque cuando hay más no-s que el umbral de inmunidad de grupo, tenemos R < 1. Y cuando R < 1, el número de nuevos casos deja de crecer: un pico.

**Si sólo hubiera una lección que pudieras llevarte sería ésta ** –es un diagrama extremadamente complejo así que, por favor, tómate tu tiempo para comprenderlo en su totalidad:

Esto significa: ¡NO necesitamos detener todos los contagios, o casi todos los contagios, para detener a el COVID-19!

Es una paradoja. El COVID-19 es extremadamente contagioso, pero para contenerlo, «sólo» necesitamos evitar al menos el 60% de las infecciones. ¿¡El 60%!? Si fuera una nota de la escuela, sería un 6. Pero si R0 = 2.5, disminuir eso un 61% nos da R = 0.975, que es R < 1, ¡el virus está contenido!

mientras que el confinamiento de toda la ciudad de Londres puede reducir los contactos en ~70%. Así que, asumamos que el lavado de manos puede reducir R hasta un 25%, y el distanciamiento reduce R hasta un 70%:

Juegue con esta calculadora para ver como él % de no-, el lavado de manos y el distanciamiento reducen R: (esta calculadora visualiza sus efectos relativos y esa es la razón por la que al incrementar uno parece que se reduce el efecto de los otros.)

Ahora, simulemos lo que le pasa a una epidemia de COVID-19 si al inicio de marzo de 2020 hubiésemos incrementado el lavado de manos y sólo un poco de distanciamiento social –de tal forma que R es menor pero aún está por encima de 1:

Tres notas:

  1. ¡Esto reduce los casos totales! Incluso sin R < 1, la reducción de R salva vidas al reducir el 'exceso' sobre la inmunidad de grupo. Muchas personas piensan que el «aplanar la curva» esparce los casos sin reducir el número total. Esto es imposible en cualquier modelo de conceptos básicos de Epidemiología. Pero, como los noticieros reportaron que inevitablemente «el 80% de las personas se contagiará», el público pensó que los casos totales no se verían afectados sin importar lo que se hiciera.

  2. Debido a las medidas de acción y respuesta adicionales, el número de casos actual tendrá el pico antes de que se llegue a la inmunidad de grupo. De hecho, en esta simulación, el número total de casos solo excede un poquito la inmunidad de grupo –¡el plan del Reino Unido!–. Y ahí, con R < 1, ¡puedes reducir eventualmente las medidas y la COVID-19 se mantendrá contenida! Bueno, excepto por un problema...

  3. Aún te puedes quedar sin camas de UCIs. Durante muchos meses. (Y recuerda, ya hemos triplicado las camas de UCIs para estas simulaciones).

Ese fue otro descubrimiento del informe del Imperial College del 16 de marzo, que convenció al Reino Unido de abandonar su plan original. Cualquier intento de mitigación (reducir R, pero R > 1) fracasará. La única forma de tener éxito es la eliminación (reducir R de modo que R < 1).

Eso no es «aplanar» la curva, es aplastar la curva. Por ejemplo, con un...

Escenario 2: Confinamiento de varios meses

Ahora veamos lo que ocurre si aplastamos la curva con un confinamiento de 5 meses, reducimos a prácticamente nada y finalmente regresamos a la vida normal:

Esta es la «segunda ola» de la que todo el mundo habla. Tan pronto como eliminamos el confinamiento, tenemos otra vez R > 1. Una simple olvidada (o importada) puede generar un brote de casos que sea tan malo como si hubiéramos hecho el escenario 0: Nada En Absoluto.

Un confinamiento no es una cura, es un reinicio.

Y que, ¿vamos a confinarnos una y otra vez?

Escenario 3: Confinamiento intermitente

Esta solución se sugirió en el informe del Imperial College del 16 de marzo y posteriormente por un artículo de Harvard.[2]

Aquí tienes una simulación: (Después de jugar con el «escenario grabado» ¡puedes intentar crear tu propio calendario de confinamiento, usando las barras de ajustes mientras se ejecuta la simulación! Recuerda que puedes detener y continuar la simulación y cambiar su velocidad).

¡Esto mantendría los casos por debajo de la capacidad disponible de camas de UCIs! Y es mucho mejor que un confinamiento de 18 meses hasta que esté disponible la vacuna. Solo tenemos que... cerrar durante unos meses, abrir durante unos meses y repetir hasta que la vacuna esté disponible. (Y si no hay vacuna, repetir hasta que se alcance la inmunidad de grupo... en 2022).

Veamos, está bien dibujar una línea diciendo «capacidad UCIs» pero hay un montón de cosas importantes que no podemos simular aquí. Como:

Salud mental: La soledad es uno de los factores de riesgo más importantes de la depresión, la ansiedad y el suicidio. Y está asociada a una muerte temprana equivalente a la de fumar 15 cigarrillos diarios.[3]

Salud financiera: «Qué pasa con la economía» suena a que te preocupa más el dinero que las vidas, pero «la economía» no son sólo las acciones: es la posibilidad de que las personas provean comida y protección a sus seres queridos, de que inviertan en el futuro de sus hijos, y de que disfruten del arte, la gastronomía, los videojuegos –las cosas que hacen que valga la pena vivir. Eso sin contar con que la pobreza en sí misma tiene un impacto terrible en la salud física y mental.

¡No estamos diciendo que no haya que confinarse! Más tarde veremos los confinamientos de «corto circuito». Aun así, no son la solución ideal.

Pero espera... ¿Qué no Taiwán y Corea del Sur han contenido ya la COVID-19 durante cuatro meses completos y sin confinamientos duraderos?

¿Cómo?

Escenario 4: Probar, Rastrear, Aislar

«Por supuesto, podríamos haber hecho como Taiwán y Corea del Sur al inicio, pero ahora ya es muy tarde. Desaprovechamos el comienzo».

¡Pero es eso exactamente! «El confinamiento no es una cura, es solo un reinicio»... y un reinicio es justo lo que necesitamos.

Para comprender cómo Taiwán y Corea del Sur han contenido la COVID-19, necesitamos comprender la cronología de una infección típica de la COVID-19

Si los casos solamente se auto aíslan cuando se ponen enfermos (esto es, cuando sienten los síntomas), el virus se puede contagiar:

Y, de hecho, el 44% de todos los contagios son así: ¡pre-sintomáticos!

Pero, si encontramos y ponemos en cuarentena a los casos sintomáticos y a sus contactos cercanos... ¡detenemos el contagio, al adelantarnos!

Esto se denomina rastreo de contactos. Es una vieja idea, que se usó a una escala sin precedentes para contener el ébola, ¡y ahora es el núcleo central de la estrategia de contención del COVID-19 de Taiwán y Corea del Sur!

También nos permite usar la limitada capacidad para hacer pruebas de manera más eficiente, para encontrar a las s presintomáticas sin la necesidad de hacer pruebas a todo el mundo.

Tradicionalmente, los contactos se identifican mediante entrevistas personales, pero esas por sí solas son muy lentas para la ventana de ~48 horas de la COVID-19. Por eso los rastreadores de contactos necesitan ayuda, y complementarse con aplicaciones de rastreo de contactos.

(Esta idea no la tuvieron los amantes de la tecnología: el uso de una aplicación para ayudar a combatir la COVID-19 fue propuesta por primera vez por un equipo de epidemiólogos de Oxford).

Un momento, ¿aplicaciones que registran con quién has estado en contacto?... ¿Significa eso que tenemos que renunciar a nuestra privacidad y dársela a un Gran Hermano?

¡NO! DP-3T, un equipo de epidemiólogos y criptógrafos ya están desarrollando una aplicación para rastrear contactos –con código disponible a todo el público– que no revela información sobre tu identidad, localización, quiénes son tus contactos o incluso cuántos contactos has tenido.

Aquí se ve cómo funciona:

(y aquí el cómic completo)

Junto a otros equipos similares como Protocolo TCN [4] y MIT PACT[5], han inspirado a Apple y Google para incluir el rastreo de contactos privado directamente en Android y iOS.[6] (¿No te fías de Google/Apple? ¡Bien! Es lo bueno de este sistema, ¡que no necesita confianza!). En breve, tu administración de salud pública local te podría solicitar que te descargues una aplicación. Si tiene como prioridad la privacidad y es de código abierto, ¡por favor, hazlo!

Pero ¿qué pasa con las personas que no tienen teléfonos inteligentes? ¿O con los contagios a través de las puertas? ¿O con los casos «realmente» asintomáticos? Las aplicaciones de rastreo de contactos no pueden identificar todas las trasmisiones... y ¡eso está bien! No necesitamos identificar a todos los contagios, solamente ese 60% o más necesario para que R < 1.

Es común no distinguir entre presintomáticos y asintomáticos «reales». Los asintomáticos «reales» son muy pocos:

Hay muchas noticias y muchos artículos científicos que no distinguen entre casos que no han mostrado síntomas (presintomáticos) y casos que nunca mostraron síntomas» (asintomáticos reales). La única manera de hallar la diferencia es mediante un seguimiento pormenorizado de los casos.

Que es justo lo que hizo este estudio. (Aviso: «La publicación temprana de artículos no está considerada como versión final».) En un centro de llamadas en Corea del Sur donde hubo un brote de la COVID-19, «solo cuatro personas (1.9%) se mantuvieron asintomáticos durante los 14 días de la cuarentena y ninguno de los contactos en sus hogares sufrieron infecciones secundarias».

Esto significa que los «asintomáticos reales» son pocos e infectarse con la enfermedad a través de un asintomático real ¡podría ser incluso más extraño!

El aislamiento de los casos sintomáticos reduciría R en un 40% y poniendo en cuarentena a sus contactos pre/a-sintomáticos reduciría R hasta en un 50%

Así que, incluso sin la cuarentena del 100% de los contactos, podemos hacer que R < 1 ¡sin confinamiento! Mucho mejor para nuestra salud mental y financiera.

Así logramos mantener R < 1 hasta que tengamos una vacuna, lo que convierte a las s susceptibles en s inmunes. La inmunidad de grupo, de forma correcta:

(Nota: esta calculadora supone que las vacunas son 100% efectivas. Recuerda que, en realidad, tendrías que compensarlo vacunando a más personas que las que dan la «inmunidad de grupo». para obtener realmente la inmunidad de grupo).

Bueno, dejemos de hablar. Aquí está la simulación de:

  1. Un confinamiento de varios meses, hasta que podamos...
  2. Pasar a «Probar, rastrear y aislar», hasta que podamos...
  3. Vacunar a suficientes personas, lo que implica...
  4. Ganamos.

¡Ahí está! Así es como hacemos el aterrizaje de emergencia de este avión.

Así es como vencemos a la COVID-19.

...

Pero ¿qué ocurre si aun así las cosas van mal? Ya han ido mal. Eso es miedo, ¡y el miedo es bueno! El miedo nos da energía para crear planes de contingencia.

Los pesimistas inventan los paracaídas.

Escenario 4+: Mascarillas para todos, verano, cortacircuitos

¿Qué pasa si R0 es mucho mayor de lo que pensamos y las medidas y acciones anteriores, incluso con distanciamiento leve, aún no son suficientes para que R < 1?

Recuerde, incluso si no podemos hacer que R < 1, la reducción de R disminuye el «exceso» de casos totales y por lo tanto salvar vidas. Pero, aun así, R < 1 es lo ideal, así que aquí hay otras formas de reducir R:

Mascarillas para todos:

«Espera», podrías preguntarte, «¿Las mascarillas no evitan que me contagie?

Cierto. Las mascarillas no impiden que me enferme[7]... impiden que otras personas se enfermen.

¿Como una simple pieza de tela bloquea las gotículas en una dirección, pero no en la otra?, la respuesta es contraintuitiva pero simple

Mi mascarilla te protege, tu mascarilla me protege

Para ponerlo en números: las mascarillas quirúrgicas en la persona enferma reducen la cantidad de virus de la gripe y el resfriado suspendidas en el aire u otro gas en un 70%.[8] ¡La reducción de contagios en un 70% tendría el mismo impacto que un confinamiento!

Sin embargo, no estamos seguros del impacto de las mascarillas en la COVID-19 en concreto. En ciencia, solo se debe publicar un descubrimiento si se está al menos un 95% seguro de él. Las mascarillas, al 1 de mayo de 2020, están por debajo de ese «95% seguro».

Sin embargo, las pandemias son como el póquer. Apuesta sólo cuando estés seguro al 95% o terminarás perdiéndolo todo.

Si alguien lleva mascarillas caseras (que son ~2/3 tan efectivas como las mascarillas quirúrgicas[9]), súper barato. Y si hay mascarillas quirúrgicas, son más caras, pero aun así asequibles.

Aun y cuando se sabe que las mascarillas caseras tienen una efectividad del 66% respecto a las mascarillas quirúrgicas, la probabilidad de reducir la transmisión del contagio al usarlas es suficientemente bueno y sumado al resto de las medidas como el auto aislamiento y el lavado de manos, en suma, pueden ayudar a hacer R<1

otros argumentos a favor y en contra de las mascarillas:

«Necesitamos los suministros para los hospitales». Sin discusión. Pero ese argumento es para incrementar la producción no para el racionamiento. Mientras tanto, podemos fabricar mascarillas caseras.

«Son difíciles de llevar correctamente». También es difícil lavarnos las manos siguiendo las instrucciones de la OMS, pero aun así recomendamos el lavado de las manos, porque lo imperfecto es mejor que nada.

«Harán que las personas sean más descuidadas con el lavado de manos y el distanciamiento social». Las mascarillas son un recordatorio físico constante de ser precavidos –¡y en el este de Asia, las mascarillas también son un símbolo de solidaridad!

Las mascarillas por sí solas no hacen que R < 1. Pero si el lavado de manos y «probar, rastrear, aislar» sólo nos lleva a R = 1.10, el que 1/3 de las personas lleven mascarillas hacen que R < 1, y ¡el virus está contenido!

Verano:

Esto no es una «situación» que podamos controlar, ¡pero será de ayuda! Algunos medios informan de que el verano no tendrá efecto con el COVID-19. Tienen solo la mitad de la razón: el verano no hará que R < 1, pero reducirá R.

Para la COVID-19, cada grado Celsius adicional hace que R disminuya un 1.2%. La diferencia entre el verano y el invierno en la ciudad de Nueva York es de 15°C, así que el verano reducirá R en un 18%.

El verano por sí solo no hará que R < 1, pero si tenemos recursos limitados, podemos desescalar algunas medidas en el verano –para escalarlas de nuevo durante el invierno.

Un confinamiento «cortacircuito»:

Y si con todo eso todavía no es suficiente para que R < 1... podemos hacer otro confinamiento.

¡Pero no tendríamos que estar 2 meses cerrados / 1 abierto una y otra vez! Dado que R se reduce, solo tendríamos que tener uno o dos confinamientos «cortacircuitos» antes de que la vacuna esté disponible. (Recientemente, Singapur tuvo que hacerlo, «a pesar» de que tuvo controlado la COVID-19 durante 4 meses. No es un fracaso: esto es lo que el éxito requiere).

Aquí hay una simulación de un escenario de medidas relajadas:

  1. Confinamiento, y tras él...
  2. Una cantidad moderada de higiene y «probar, rastrear, aislar», con una pizca de «mascarillas para todos», y luego...
  3. Uno o más confinamientos «cortacircuitos» antes de encontrar la vacuna.

Sin mencionar todas las otras medidas que podemos hacer, para reducir aún más R:

. . .

Esperemos que estos planes le den esperanzas.

Incluso en un escenario pesimista, es posible ganarle a la COVID-19, mientras que protegemos nuestra salud mental y financiera. ¡Usa el confinamiento como un «botón de reinicio», mantén R < 1 con el aislamiento de casos + rastreo de contactos con privacidad + al menos mascarillas para todos... y la vida puede volver a cierta normalidad!

Claro, te habrá resultado un proceso complicado. ¡Pero volverás a las actividades que acostumbras y que tanto extrañas por el simple hecho de estar vivos!

Incluso en el peor escenario... la vida continúa.

Así que ahora, planifiquemos algunos de los peores escenarios.

Los próximos años

Te contagias de la COVID-19 y te recuperas. O te vacunas contra la COVID-19. En cualquier caso, ahora eres inmune...

...¿durante cuánto tiempo?

Pero para la COVID-19 en humanos, al 1 de mayo de 2020, la gran incógnita es "por cuánto tiempo".

«Por desgracia», nunca sabremos cuánto dura la inmunidad al SARS, puesto que se erradicó rápidamente.

Para estas simulaciones, digamos que es 1 año. Esta simulación comienza con 100% , disminuyendo exponencialmente hacia susceptibles, s sin inmunidad después de un año, en promedio, con variación:

¡El regreso de la disminución exponencial!

Este es el modelo SEIRS. La «S» es por las personas Susceptibles, de nuevo.

Ahora, vamos a simular un brote de la COVID-19, durante 10 años, sin intervenciones... si la inmunidad sólo dura un año:

En simulaciones anteriores, solo teníamos un pico que sobrepasaba las camas de las UCIs. Ahora, tenemos muchos y los casos se equilibran permanentemente en la capacidad de camas de las UCIs. (Recuerda que las hemos triplicado para estas simulaciones).

R = 1, es endémico.

Por fortuna, dado que el verano reduce R, la situación mejorará:

De forma contraintuitiva, ¡el verano hace que los picos empeoren y sean más frecuentes! Esto es debido a que el verano reduce las nuevas s, pero por otra parte reduce las nuevas s inmunes. Lo que significa que la inmunidad se desploma en el verano creando grandes picos frecuentes en el invierno.

Por fortuna, la solución a este problema es bastante sencilla: solo hay que vacunar a la población en cada otoño/invierno, como hacemos con las vacunas de la gripe:

(Después de ver la grabación, ¡intenta simular tus propias campañas de vacunación! Recuerda que puedes detener/continuar la simulación en cualquier momento).

Pero aquí hay una pregunta más aterradora:

¿Y qué pasa si durante años no hay ninguna vacuna? ¿O nunca?

Seamos claros: esto es muy poco probable. La mayoría de los epidemiólogos esperan que habrá una vacuna para 2021 o 2022. Por supuesto, nunca ha habido una vacuna para ninguno de los otros coronavirus, pero eso fue porque el SARS se erradicó rápidamente, y para «el» resfriado común dicho esfuerzo no ha valido la pena.

Aun así, los investigadores de enfermedades contagiosas han expresado sus temores: ¿Y si no podemos hacer suficientes? ¿Qué tal si nos apresuramos y no es segura?

Incluso en el escenario de pesadilla "sin vacuna", aún tenemos 3 maneras de escapar. De la más a la menos terrible:

  1. Hacer intervenciones R < 1 intermitentes o suaves para llegar a la «inmunidad de grupo». (Aviso: esto implica muchas muertes y muchos pulmones dañados. Y no funciona si la inmunidad no es duradera).

  2. Hacer que las intervenciones R < 1 sean permanentes. El rastreo de contactos y las mascarillas se convierten en la nueva normalidad en el mundo post-COVID-19.

  3. Hacer intervenciones R < 1 hasta que se desarrollen tratamientos para la COVID-19 con los que sea mucho, mucho, mucho menos probable la necesidad de cuidados intensivos. (Lo que deberíamos hacer ¡en cualquier caso!) La reducción del uso de camas de UCIs en una magnitud de 10x es lo mismo que incrementar nuestra la capacidad de UCIs en 10x:

Aquí hay una simulación en la que no hay una inmunidad duradera, no hay vacuna, e incluso no hay ninguna intervención, solo un incremento lento de la capacidad para sobrevivir a los picos de largo plazo:

Incluso en el peor de los peores escenarios... la vida prevalece.

Quizás quieras cuestionar nuestros supuestos e intentar unos R0s diferentes u otros números. ¡O intentar simular tu propia combinación de planes de intervención!

Aquí hay un simulador, con todo disponible. (desliza para ver todos los controles) ¡Simula tanto como quieras!:

Este "simulador de epidemias" básico nos ha enseñado mucho. Nos ha permitido encontrar respuestas a dudas que teníamos sobre los pasados meses, los próximos meses y los próximos años.

Así que, finalmente, regresemos a...

El ahora

Equipos de epidemiólogos y políticos de la (izquierda, la derecha y multipartidistas) han llegado al consenso en cómo ganar a la COVID-19 mientras se protegen nuestras vidas y libertades.

Esta es la idea general, con algunos planes de contingencia (que aún no logran consenso mayoritario):

¿Qué es lo que esto implica para ti, ahora mismo?

Para todos: Respeta el confinamiento para que podamos pasar de la Fase 1 rápidamente. Mantén limpias esas manos. Fabrica tus propias mascarillas. Descarga una aplicación de rastreo de contactos que proteja la privacidad cuando estén disponibles. ¡Mantente sano; física y mentalmente!

Para políticos: Promulga leyes que apoyen a quienes tienen que auto aislarse/hacer cuarentena. Contrata muchos más rastreadores de contactos, apoyados por aplicaciones de rastreo de contactos que protejan la privacidad. Ofrece más recursos a cosas que deberíamos estar fabricando.

Para fabricantes: Fabrica pruebas. Fabrica ventiladores. Fabrica equipo de protección individual para los hospitales. Crea mascarillas. Crea aplicaciones. Fabrica antivirales, profilácticos y otros tratamientos que no son vacunas. Fabrica vacunas. Fabrica pruebas. Fabrica pruebas. Fabrica pruebas. Fabrica esperanzas.

No subestimemos el miedo para dar esperanzas. Nuestro miedo debería hacer equipo con nuestra esperanza, como los inventores de los aviones y los paracaídas. Prepáranos para futuros terribles es la forma de crear un futuro esperanzador

La única cosa que temer es la idea de que la única cosa a temer es al miedo mismo.


  1. 1 en 20 necesitan hospitalización se basó en datos viejos de casos confirmados de EUA – los cuales son menores que el número real de casos debido a la falta de pruebas. Veamos al país con más pruebas per cápita: Islandia, Al 15 de mayo de 2020, ellos tuvieron 115 hospitalizados de 1802 casos confirmados, aproximadamente 1 de cada 16. Un estudio francés que incluyo datos de pruebas de anticuerpos encontró que 1 de cada 28 es hospitalizado. En general hay mucha incertidumbre, pero 1 en 20 es un buen aproximado.

  2. «Sin otras intervenciones, una métrica fundamental para el éxito del distanciamiento social es si las capacidades de UCIs son excedidas. Para evitar esto, el distanciamiento social prolongado o intermitente puede ser necesario hasta 2022.». Kissler y Tedijanto et al

  3. Ver Figura 6 de Holt-Lunstad & Smith 2010. Por supuesto, hay que advertir que lo que encontraron fue una correlación. Pero a menos que quieras incomunicar a una selección aleatoria de personas de por vida, la evidencia observacional es lo único que vamos a tener.

  4. Temporary Contact Numbers, a decentralized, privacy-first contact tracing protocol

  5. PACT: Private Automated Contact Tracing

  6. Apple and Google partner on COVID-19 contact tracing technology. Ten en cuenta que no están desarrollando las aplicaciones ellos mismos, solo creando los sistemas que darán soporte a dichas aplicaciones.

  7. «Ninguna de las mascarillas quirurgicas presentan caracteristicas en el rendiemiento del filtro y ajuste facial para ser consideradas dispositivo de protección respiratorio». Tara Oberg y Lisa M. Brosseau

  8. «Ofreciendo una reduccion total de 3.4 veces [70%] en el aire, combinado con casi una completa eliminación de goticulas grandes, lo cual suguiere que el uso mascarillas quirurgicas por personas infectadas puede tener un impacto clinico significantivo en la transmisión». Milton DK, Fabian MP, Cowling BJ, Grantham ML, McDevitt JJ

  9. Davies, A., Thompson, K., Giri, K., Kafatos, G., Walker, J., & Bennett, A Véase la tabla 1: una camiseta de algodón 100% tiene 2/3 de la eficiencia de transmisión de una mascarilla quirúrgica, para los dos aerosoles que probaron.

  10. «Una vez que una persona vence a el virus, partículas virales tienden a permanecer por algún tiempo. Estas no pueden causar infecciones, pero si pueden disparar resultados positivos en las pruebas». de STAT News por Andrew Joseph

  11. De Bao et al. Aviso: Este es un borrador de artículo y no ha sido certificado por la revisión por pares (aún). También es importante hacer hincapié: solamente probaron la reinfección 28 días después.

Notas al pie:

¡Lávate las manos! 👏